PROPIEDAD CERTIFICADA

Ventajas y Beneficios:

Ser propietario de una PAGLIETTINI PROMAX puede ser muy excitante y placentero, además de evocar un sentido de aventura y emoción al disfrutar de una jornada de esquí, una excursión con amigos, relajarse en un día de pesca o simplemente por el placer de navegar. Poseerla, además de proporcionarle un aumento considerable en su calidad de vida, es una magnífica inversión. Nuestra historia y evolución económica nos dice que los precios de la PAGLIETTINI PROMAX, mantienen a lo largo del tiempo su curva ascendente, y adicionalmente se suma el alto valor de reventa. En los últimos tiempos, PROMAX mejoró su calidad y tecnología, transformándose en una embarcación más sofisticada y lujosa que cuenta con un confort y un ambiente muy acogedor y agradable. Esto se debe principalmente a la optimización de los espacios internos, el uso de nobles materiales y la introducción de la fibra de vidrio en un 100% para la construcción de las mismas: una innovación de Astillero Daniel Pagliettini, incorporada a nuestros días como único concepto de producción en la industria local.

Consejos de seguridad

Antes de zarpar

El estado de la embarcación: prevenir posibles fallos estructurales o mecánicos aumenta la seguridad. Después de un prolongado tiempo en desuso o de haber soportado una navegación dura se recomienda revisar el casco y la existencia de golpes o grietas además de revisar el sistema eléctrico y evitar que en éste haya presencia de agua.

Estado general del motor: el motor y su alojamiento deben inspeccionarse para buscar posibles pérdidas de combustible, líquido refrigerante o aceite lubricante. También hay que verificar el nivel de aceite y la toma de agua para la refrigeración. Y muy importante, no acceder al motor cuando esté en marcha.

Equipo y material obligatorio: dependiendo de las zonas de navegación para las que está autorizada la embarcación (oceánica, alta mar, aguas costeras, aguas protegidas), la normativa obliga a llevar a bordo determinados equipos y material de seguridad. Los equipos se dividen en cinco categorías: salvamento, navegación, achique y contra incendios y armamento diverso o bengalas. Todo el equipo y material de salvamento tiene que estar localizado, señalizado y en un lugar accesible para cualquier tripulante en todo momento.

Documentación: antes de zarpar hay que comprobar que se dispone a bordo de toda la documentación necesaria. Ya que puede ser requerida en cualquier momento por las autoridades, tanto en amarre como durante la navegación. Además de la matrícula.

Planificar la salida: planificar significa prevenir los riesgos a los que podemos enfrentarnos, saber utilizar los equipos de salvamento y seguridad; saber de antemano cómo debe actuarse ante cada posible emergencia; conocer las capacidades de la tripulación e invitados y conocer la previsión metereológica.

Durante la navegación

Desde el momento en que zarpamos, el propietario es el responsable de la seguridad a bordo de su embarcación. Debe imponer su autoridad. Tiene que adoptar una actitud de calma responsable en todas las circunstancias para infundir confianza entre la tripulación e invitados. Debe mantener un rumbo y velocidad ajustados a las circunstancias de viento y oleaje, velando por la comodidad y la seguridad de todos. La navegación de recreo es una actividad placentera, no una competición ni un sufrimiento.

Emergencias

Lo primordial es evaluar el alcance y consecuencias del problema, comprobar si hay otras embarcaciones en las proximidades y valorar rápidamente si se puede solucionar la situación por sus propios medios. Las embarcaciones de recreo tienen poco calado y sentinas de reducida capacidad que se llenan con rapidez. Si no se puede detener la entrada de agua es mejor hacer una llamada de socorro y mientras se espera la ayuda, se puede aumentar la flotabilidad vaciando el depósito de agua dulce al mínimo imprescindible y arrojando peso innecesario por la borda.